El coronavirus puede transmitirse a través de los ojos

¿Puedes contraer el coronavirus a través de los ojos?

 

Todavía hay preguntas sin respuesta relativas al nuevo coronavirus, pero algo que se sabe casi con certeza es que es posible la transmisión del virus a través de los ojos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la principal forma de propagación del coronavirus es a través de gotitas respiratorias, de saliva o secreciones nasales, expulsadas cuando una persona infectada tose o estornuda.

Estas gotitas se transmiten con más frecuencia cuando uno está a menos de un metro de distancia de la persona infectada. Si estas gotitas se aspiran y entran en los pulmones, se puede producir una infección por COVID-19.

Sin embargo, la OMS también recalca la importancia de lavarse las manos y no tocarse la cara debido a la posible transmisión de los virus desde las manos hasta la boca, la nariz o los ojos.

Cuando una superficie contaminada, como una mano sucia, entra en contacto con el ojo, los coronavirus pueden transmitirse a la superficie ocular. En este caso, se cree que el virus puede entrar en el cuerpo a través de la conjuntiva, la fina membrana que cubre la parte delantera del ojo y el interior de los párpados.

La transmisión del virus a través de los ojos puede que no sea la principal forma de propagación de este coronavirus, pero conviene ser consciente incluso de las formas de propagación menos frecuentes.

 

Indicios de transmisión ocular

La revista médica JAMA Ophthalmology publicó un pequeño estudio en marzo del 2020 que sugería la transmisión ocular del nuevo coronavirus.

Centrado en 38 pacientes de China con COVID-19, el estudio mostraba que el nuevo coronavirus tiene rasgos en común con el virus del SARS, otro miembro de la familia de los coronavirus. Uno de estos rasgos compartidos es el mayor riesgo de contraer el virus sin la protección ocular adecuada. De ahí que hubiera muchas sospechas sobre la transmisión ocular del virus de la COVID-19.

Otro estudio, también publicado en marzo de 2020 por la revista Ophthalmology, reveló novedades alentadoras relativas a la transmisión ocular. Investigadores de Singapur no encontraron indicios del coronavirus en las muestras de lágrimas de 17 pacientes con COVID-19.

Puede que este sea un paso en la dirección correcta, pero estos expertos siguen fomentando la protección ocular, además de prestar atención a la protección de manos, nariz y boca. Todo suma a la hora de frenar la propagación de este coronavirus.

Otra forma en la que el coronavirus puede afectar a los ojos:

Cada vez hay más indicios que también sugieren que entre el 1 % y el 3 % de los pacientes con COVID-19 pueden presentar conjuntivitis.

 

Cómo frenar la propagación del coronavirus

Basándonos en lo que actualmente sabemos sobre el nuevo coronavirus, aquí tienes unas cuantas medidas que puedes tomar para frenar su propagación allí donde vives:

  • Lávate las manos concienzudamente y con mucha frecuencia, con agua y jabón. Se puede usar como sustituto un desinfectante a base de alcohol, pero es preferible el agua y el jabón.
  • Evita tocarte los ojos, la nariz y la boca en la medida de lo posible.
  • No tengas contacto físico con gente que esté infectada o que pueda estar infectada por el virus, siempre que sea posible.
  • Cuando estés en público, intenta mantener una distancia de 1 metro o más con el resto de gente.
  • Cuando tosas o estornudes, tápate la boca y la nariz con un pañuelo desechable y luego tíralo a un cubo de basura con tapa. Si no llevas un pañuelo desechable, usa la parte interior del codo doblado para evitar expulsar gotitas al aire.

 

Las gafas pueden ofrecer algo de protección

Según la Academia Americana de Oftalmología, incluso el simple hecho de llevar gafas corrientes de ver o de sol ofrece algo de protección contra los virus transmitidos por el aire. Sin embargo, los gérmenes aún pueden entrar por los lados abiertos de las monturas.

Asimismo, esta asociación oftalmológica recomienda llevar gafas mejor que lentes de contacto durante la pandemia del coronavirus. Además de la protección que ofrecen las gafas, los que llevan gafas suelen tocarse los ojos con mucha menos frecuencia que los que llevan lentes de contacto.

 

Las mascarillas reducen el riesgo, pero no protegen los ojos

Muchos profesionales de la salud también recomiendan el uso de mascarillas no médicas para realizar las actividades cotidianas. Aunque anteriormente se desaconsejaba el uso de mascarillas en gente aparentemente sana, ahora se está fomentando su uso debido al potencial contagio asintomático de este coronavirus.

Sin embargo, estos profesionales están pidiendo que las mascarillas médicas se reserven para los trabajadores sanitarios.