Cómo mantener los ojos sanos durante el aislamiento

Para frenar el aluvión de casos de coronavirus, en todo el mundo la gente está realizando cambios en su estilo de vida que nunca se podía haber imaginado. Hace unos meses, conceptos como el distanciamiento social, el aislamiento y el confinamiento nos hubieran parecido demasiado insólitos para ser verdad.

Mientras nos adaptamos temporalmente a la situación que nos rodea, no deberíamos olvidarnos de nuestro bienestar mental y físico. Los largos períodos en interiores pueden afectar a muchos aspectos diferentes de la salud física, sobre todo a la salud de tus ojos.

Mejorar la salud visual durante el aislamiento es muy sencillo con hábitos como tomarte frecuentes descansos cuando estés utilizando una pantalla, utilizar diferentes gafas y añadir ciertos alimentos saludables a tu dieta.

Incorporar y mantener estos hábitos puede garantizar tu confort visual en el presente y durante mucho tiempo en el futuro.

 

Hacer descansos durante el tiempo de uso de las pantallas

Pasar largos períodos en interiores puede resultar complicado para los ojos. Como los ojos tienden a esforzarse más para enfocar objetos cercanos y a relajarse cuando miras objetos lejanos, aumentar el tiempo frente a las pantallas puede resultar agotador, sobre todo cuando estás limitado a espacios reducidos.

Pasar demasiado tiempo frente a las pantallas puede causar fatiga visual digital, también llamada síndrome visual informático. Sus síntomas temporales pueden ser desde molestos hasta dolorosos: visión borrosa, dolores de cabeza y ojos secos suelen ser síntomas habituales.

Se pueden evitar los síntomas de la fatiga visual digital utilizando la regla del 20-20-20.

Por cada 20 minutos consecutivos que utilices una pantalla digital, dirige la mirada hacia un objeto que esté a unos 20 pies (alrededor de 6 m) de distancia durante al menos 20 segundos. Esto permite que los músculos oculares se relajen y que recuperes tu confort visual.

La regla del 20-20-20 incluso puede ser de ayuda para los niños, que pueden ser más propensos a sufrir fatiga visual digital ahora que están en casa viendo vídeos, jugando a videojuegos, hablando por FaceTime con los amigos y, por supuesto, asistiendo a clases en línea.

Nuestras vidas cada vez se están volviendo más digitales, incluso cuando estamos confinados en casa, pero hasta una ligera reducción del tiempo que pasamos frente a las pantallas puede ser beneficioso para personas de cualquier edad.

Añadir descansos más largos a las frecuentes pausas de 20 segundos puede ser mentalmente y visualmente reconfortante. En lugar de pasar del ordenador al móvil y luego a la televisión, intenta leer un libro o jugar a un juego de mesa durante 5 o 10 minutos.

Hasta las pequeñas pausas pueden marcar una gran diferencia.

 

Considerar la opción de usar gafas de ordenador o bloqueadoras de luz azul

Las gafas bloqueadoras de luz azul, o gafas de ordenador, pueden resultar beneficiosas para cualquiera que pase bastante tiempo frente a pantallas digitales. Estas gafas bloquean la parte del espectro de luz visible responsable de la mayor parte del malestar visual: la luz visible de alta energía (HEV).

Las auténticas gafas bloqueadoras de luz azul no permiten que la luz HEV pase a través de sus lentes. Esto se traduce en un aumento del confort visual y en una disminución de los rayos potencialmente dañinos que entran por tus ojos.

Como la luz HEV de las pantallas imita la luz del sol, nuestro cerebro puede interpretarla como un signo de que deberíamos estar despiertos. Este es el motivo principal por el que los expertos recomiendan limitar el tiempo de uso de las pantallas por la noche y por el que llevar gafas bloqueadoras de luz azul antes de irse a la cama puede tener un efecto positivo sobre tu ciclo de sueño.

Hay varios ajustes de los móviles y los ordenadores, así como aplicaciones móviles gratuitas, que producen un efecto similar al de las gafas de ordenador. Estos no afectarán a la luz que provenga de fuera de tu dispositivo, pero aun así puedes experimentar resultados positivos.

 

Añadir a tu dieta alimentos buenos para la vista

Durante la actual pandemia puede resultar difícil encontrar ciertos productos en los supermercados. Sin embargo, incorporar aunque solo sean uno o dos de estos alimentos a tu dieta habitual puede ser beneficioso para tu salud visual, además de para tu bienestar físico general.

Depender totalmente de alimentos enlatados, envasados y ultraprocesados puede ser tentador debido a lo prácticos que resultan por su larga vida útil. Aunque no pasa nada por consumir una limitada cantidad de estos alimentos en la mayoría de circunstancias, el cuerpo humano no está preparado para funcionar únicamente a base de estos alimentos durante largos períodos de tiempo.

Añadir algunos de los siguientes alimentos saludables e integrales puede beneficiar a tu salud visual, física y mental:

  • Alimentos con un alto nivel de vitamina E: almendras, avellanas, cereales integrales y espinacas.
  • Alimentos ricos en otros antioxidantes: alcachofas, arándanos y chocolate negro con un alto contenido en cacao.
  • Alimentos con un alto nivel de ácidos grasos omega 3, en especial EPA (ácido eicosapentaenoico) y DHA (ácido docosahexaenoico): pescados como el salmón, los arenques, la caballa y el atún. Como opción vegetariana, se pueden sustituir estos pescados por las semillas de lino, aunque estas no contienen EPA ni DHA.

 

Mantener la salud visual durante toda la vida

Es muy normal sentir ansiedad e incertidumbre cuando tenemos que hacer frente al miedo al virus y permanecer en casa, pero este tiempo obligado de inactividad también es una oportunidad para centrarte en crear nuevos hábitos saludables tanto para tus ojos como para el resto de tu cuerpo.

Ser consciente del tiempo de uso de las pantallas digitales, realizar pequeños cambios en tu dieta y probar cosas nuevas puede añadir nuevas formas de bienestar a tu vida.

Este período actual de aislamiento generalizado puede ser una oportunidad única para el automejoramiento. Aprovecha tu tiempo en casa para adquirir hábitos que puedan tener un efecto positivo más allá del aislamiento y puedan perdurar durante mucho tiempo en el futuro.