Los beneficios del yoga y el mindfulness

¿Tú también tienes un amig@ que va a yoga y está encantado? Te explicamos los porqués

El estilo de vida actual se caracteriza por un ritmo frenético. Disponemos de una cantidad de contenido digital nunca vista, mucha información que procesar y poco tiempo para dedicar al descanso. Si además le sumas el estrés laboral, las preocupaciones familiares o los problemas de ansiedad, la situación de nuestra mente y cuerpo puede llegar a ser muy inestable.

La práctica de disciplinas como el yoga o el mindfulness se convierten en herramientas muy útiles que nos ayudan a gestionar nuestras emociones.

Algunos beneficios del yoga

El yoga a menudo es percibido como una actividad física pero los beneficios que ofrece se presentan no solo en el cuerpo si no también en la mente.

En el aspecto físico.

El yoga permite aliviar contracturas corporales sobre todo aquellas formadas por el estrés. Aumenta nuestra fuerza muscular, ayuda a tonificar nuestros músculos y nos aporta flexibilidad. Por otro lado, mejora nuestra postura corporal en conjunto evitando futuros problemas como dolores de espalda o de cervicales. Debemos recordar que todos estos beneficios se consiguen después de una práctica habitual.

En el lado espiritual o mental.

Nos ayuda a vivir con más conciencia, nos alerta del momento presente y nos proporciona un estado de tranquilidad emocional al reducir la cantidad de estímulos en los que ponemos nuestra atención. El yoga aumenta nuestra energía ya que sus ejercicios funcionan como una especie de cargador de batería. Un momento perfecto para practicar yoga es después de una larga jornada de trabajo. También mejora la calidad de nuestras relaciones ya sea con nuestra pareja, familiares o amigos.  El yoga nos enseña a focalizar nuestra mente y en el caso de las relaciones a mostrarnos atentos con los sentimientos de los demás.

 

varilux- mindfulness

¿Qué es el mindfulness?

El mindfulness es una actividad mental que consiste en designar toda tu atención al momento presente. Las personas que lo practican aseguran que es la mejor vía para recuperar la capacidad de prestar atención. Incluso muchas empresas están implantando cursos de mindfulness para mejorar la productividad de sus empleados. El ejercicio estrella de esta práctica es la meditación, pero, aunque parezca un hábito sencillo, saber meditar correctamente conlleva un periodo de aprendizaje. Una vez conseguida esta destreza son muchos sus beneficios, algunos de ellos: disminuir el estrés, regular nuestras emociones y reacciones, incluso dicen que aquel que medita tiene menos arrugas.

¿Y tú te animas aprobar alguna de estas prácticas?