¿Cómo funciona la vista?

Ver es algo tan intrínseco al ser humano que quizá hasta ahora no te hayas preguntado cómo funciona la vista. Los ojos, la base de este sentido, son los encargados de identificar los colores, los tamaños o la forma de los objetos. Pero ¿cómo se produce la visión?

Cómo funciona la visión humana

Se trata de una acción tan natural que tal vez pienses en un mecanismo sencillo. Nada de eso; la visión humana tiene lugar gracias a un proceso más complejo de lo que parece. Consta de cuatro fases que podrían resumirse así: el ojo ve y es el cerebro el encargado de interpretar lo que se ha visto. Las siguientes son las cuatro etapas de la visión.

1. La percepción

En esta fase primigenia, la luz atraviesa tus ojos. Lo hace a través de la córnea y del humor acuoso y la lente o cristalino, es decir, de órganos transparentes. El iris y la pupila entran en acción y regulan esa luz. ¿El resultado? El enfoque del objeto al que estás mirando y el ajuste de la imagen.

2. La transformación

Ya tenemos la imagen en la retina. En este estadio aparecen las células sensoriales (los bastones y los conos), capaces de transfigurar esa luz en impulsos nerviosos tras una serie de fenómenos eléctricos y químicos. Debes saber que estas células permiten que diferencies los colores, pero también abordan la visión nocturna y la periférica.

3. La transmisión

Cuando en la retina ya se han producido esos impulsos eléctricos, se trasladan al interior del cráneo mediante el nervio óptico. Es allí, en la corteza cerebral, en la región posterior del órgano principal del sistema nervioso, donde continuará y finalizará el proceso de la visión.

4. La interpretación

En esta última fase, que se produce en el lóbulo occipital, intervienen millones de neuronas. Es la etapa en la que reconocemos lo que vemos después de procesar las señales enviadas. Todo gracias a la interpretación, con sentido, que hace el cerebro de los impulsos de los que te hablábamos. ¿Sabías que el cerebro da la vuelta a la imagen que capta la retina? Y es que la imagen se forma en este tejido sensible del ojo de manera invertida, pero gracias al trabajo del cerebro, no la percibimos de ese modo.

Otras funciones que facilitan la visión

Acabas de conocer las fases básicas de la visión humana. Eso sí, el proceso funciona con garantías gracias también a otros aspectos. Algunos de ellos ya los hemos mencionado, como la visión periférica o la distinción del color mediante los conos. Asimismo, es necesaria una acomodación perfecta para poder contemplar con nitidez cualquier objeto. Por supuesto, también hay anomalías —hereditarias o no— que impiden una visión perfecta. Por ejemplo, defectos de refracción como la presbicia, la hipermetropía, la miopía o el astigmatismo.

En definitiva y, como puedes comprobar en esta completa entrevista a Amparo Alcocer, el que ve es el cerebro. Tus ojos son meros transmisores en este fenómeno complejo y fascinante que nos permite contemplar el mundo.