Mapa de las teterías en Madrid: 10 buenos sitios para tomar té

El té no es sólo una tradición británica. Es un must have en la cultura actual. Hay un té para cada ocasión y momento: un té para relajarse, un té afrodisíaco (con menta y chocolate), un té reactivante (con jengibre)… Madrid se rinde a la tradición del five o´clock tea y ofrece a viajeros y nativos tantos lugares para disfrutar del té como formas se te ocurran: en el lobby inglés del Ritz o con espectáculo de magia incorporado. Para sibaritas, para neonatos en la materia, para entendidos, para nostálgicos… Sigue nuestro mapa del té y descubre 10 locales imprescindibles en Madrid.

¿Sabías que le debemos más a Portugal que a Inglaterra la delicia de tomar un té? Portugal no sólo fue el primer país europeo que estableció rutas comerciales con China y comercializó la planta en los inicios del siglo XVI sino que fue una princesa portuguesa quien estableció el famoso “té de las cinco” en Inglaterra. Catalina de Braganza llegó a la corte londinense en 1661 tras su matrimonio con Carlos II de Inglaterra en 1661. Lo hizo con una caja de té bajo el brazo. Catalina no sólo se ganó el afecto de sus súbditos sino que impuso el ritual de beber té que hasta ahora tan británico nos parecía.

¿Por qué el té siguió siendo tan popular en Inglaterra? La razón nos la da el historiador Gonzalo Ugidos en su libro Chiripas de la historia: “La razón era que para tomar el té había que hervir el agua, lo que mataba las bacterias y la leche materna resultaba completamente aséptica. Ninguna otra nación consumía tanto té como los británicos. Según Alan McFarlane, esa afición a la infusión fue la clave para que la Revolución Industrial naciera en las islas Británicas antes que en ninguna otra parte”.

Después de la clase de historia del té, atentos a nuestro mapa del té: los 10 imprescindibles para el té de las cinco.

Embassy, un local con solera

Desde 1931, cuando Embassy abrió sus puertas, se convirtió en un lugar de referencia para la creme de la creme madrileña. Un lugar al que podían asistir las damas refinadas de Madrid sin acompañante. Atención al dato de sin acompañante, en el contexto de los años 30 fue toda una transgresión. La leyenda y el halo que rodea al Embassy lo han convertido a lo largo de los años en escenario de espionaje de durante la Segunda Guerra Mundial. Un imprescindible de su carta: el té Embassy y su batido de chocolate y menta. Dónde encontrarlo: Paseo de la Castellana, 12.

Tekoe, 130 variedades

Negro, verde, amarillo, oolong… hay un té para cada momento del día. Y en Tekoe lo saben. Aquí todos los tés son premium y de producción orgánica. El local se divide en tres zonas: una para disfrutar de sus tés, otra “take away” y una tercera donde podrás adquirir sus más de 130 variedades. Un imprescindible de su carta: té Daarjeling, el champagne de los tés. Dónde encontrarlo: Calle Huertas, 22.

tetería

Salón de té Al Yabal, tradición árabe

“Nadie mejor que los árabes para recrear ambientes refrescantes en tierras cálidas…” Así se presenta el Salón de Té Al Yabal, otra de las teterías con más solera del centro de Madrid. Con 30 años de historia, decorada al estilo árabe, ofrece selectos tés, repostería árabe y cachimbas. Un imprescindible de su carta: descubre cómo es el auténtico té marroquí. Dónde encontrarlo: Cáceres, 52.

Lobby Hotel Ritz, la hora sagrada del té

Si hay un hotel en Madrid donde la hora del té es sagrada ese es el Ritz. Con puntualidad inglesa, en el lobby del Ritz se sirve una taza de té acompañada de una bandeja de pastas, scones ingleses y sándwiches. Un imprescindible de su carta: el té Orange Pekoe. Dónde encontrarlo: Plaza de la Lealtad, 5.

Con magia en Paréntesis de olvido – Magia y Té

El ritual del té convertido en un espectáculo de magia. O más bien acompañado de magia y sorpresa. Ese es el punto de partida de Paréntesis de olvido – Magia y té. “Un paréntesis… de olvido para hacer aparecer la ilusión y llenar nuestros días con aromas y sabores mágicos…”. Un imprescindible de su carta: la magia. Dónde encontrarlo: Calle de la Sombrerería, 24.

La liturgia del té Dry Martini Tea Time

El Hotel Meliá es otros de los centros madrileños del té. Javier de las Muelas es el encargado al frente de este espacio pensado para los amantes del té… y los cócteles. En su carta se detallan 45 infusiones de diferentes variedades de Té Negro, Té Rojo–Pu Erh, Té Verde, Té Blanco y Oolong, puros o mezclados con frutas y flores. Tan importante como la variedad del té es el ritual: calentar la tetera, vacía, añadir las hojas, añadir el agua a la temperatura correcta. Dónde encontrarlo: Hermosilla, 2.

Living in London, pero en Madrid

“Un pedacito de Londres en Madrid”, así se describen en Living in London. Todo es muy british, desde que entras hasta que sales. Paredes de papel de flores, muebles de época, vajillas con motivos floreados, manteles de color pastel… Incluye una zona de tienda donde puedes comprar decoración, mugs, productos de belleza… Un imprescindible de su carta: el tradicional té británico Earl Grey y ¡para desayunar huevos caseros de Ávila! Dónde encontrarlo: calle Santa Engracia, 4.

tés con hierbas

Salón des Fleurs, más que té

Viajamos a París con Salón des Fleurs. Decoración vintage, más de 20 variedades de tés de flores y tartas para acompañar. Cuenta con una floristería llena de arreglos florales y una tienda de decoración y moda. Un imprescindible de su carta: sus combos de regalo, ¡triunfarás!. Dónde encontrarlo: Calle Guzmán el Bueno, 106.

Vailima Salón de Té y bollería francesa

50 referencias de té para tomarte en su local, situado a escasos minutos de la Puerta de Alcalá, y 150 para llevarte a casa. Entre las especialidades de Vailima, salón de té, la bollería y repostería francesa y sus tartas elaboradas diariamente en su obrador. No te pierdas sus brunchs los domingos y festivos. Dónde encontrarlo: Calle Salustiano Olzaga, 18.

Café del Jardín, la cuna de romanticismo

Romántica es su decoración y su ubicación. En el Museo del Romanticismo encontrarás el Café del Jardín con una amplia variedad de tés, tartas y bollería casera. Su terraza es su mejor secreto, con una fuente de época y vegetación de hoja perenne, que aporta un ambiente acogedor y fresco para los días de noviembre a abril. Un imprescindible en su carta: el té pakistaní. Dónde encontrarlo: Calle San Mateo, 13.

 

Avisa a tus amigos. No tienes excusa. ¡Es la hora del té y tienes mucho mapa por recorrer!