5 técnicas mindfulness para vivir en paz

Practicar el arte del mindfulness es necesario para mantener nuestro cuerpo y nuestra mente en un estado de calma que nos aportará muchos beneficios en el día a día. En estos tiempos que corren, en los que el estrés, la falta de paciencia y las prisas nos impiden vivir, pongamos un freno a nuestra ansia por vivir deprisa y miremos alrededor. Debemos recuperar nuestra vida, que va más allá de trabajar todo el día y correr para llegar a todo. Si probamos a vivir en paz, con calma y observando lo que sucede a nuestro alrededor, descubriremos que el mundo es muy diferente a como lo vemos en nuestro día a día.

Estas son cinco claves mindfulness que debemos seguir para vivir en paz:

Paciencia

Ya lo dice el dicho: ‘la paciencia es la madre de la ciencia’. Debemos tener paciencia. A la hora de lograr nuestros objetivos en la vida, a la hora de superar una enfermedad, de terminar un trabajo, etc…. La paciencia nos aporta serenidad y concentración. Las prisas no son buenas y el refranero español tiene muchos ejemplos, como el de ‘no por mucho madrugar, amanece más temprano’. ¿Qué puede pasar si esperamos a que suceda aquello que queremos en un estado de calma? Que viviremos mejor y podremos prestar atención a muchos otros factores que antes no teníamos en cuenta.

Aceptación

Lo primero, aceptarse no es resignarse. Debemos aceptar lo que nos viene dado por la vida, sortear aquellos problemas o directamente echarlos a un lado si no tienen solución. Debemos aceptarnos como somos y disfrutar al máximo aquello que tenemos. No podemos centrarnos en nuestros problemas, en estar a disgusto con nosotros mismos. Si algo de nuestra vida no nos gusta, debemos cambiarlo o al menos intentar hacerlo. La satisfacción de llevarlo a cabo debe ser suficiente para estar en paz con nosotros mismos. Y si no logramos nuestro objetivo, sabremos que lo hemos intentado y que hemos trabajado para conseguirlo. Eso nos dará la satisfacción.

Aprendizaje

Somos aprendices y lo seremos toda nuestra vida. Debemos mantener la curiosidad, ver lo que nos ofrece el mundo cada día como un niño ante algo que nunca ha visto. ¿Cuántas cosas podemos aprender si miramos detenidamente a nuestro alrededor? Otra vez el refranero español nos habla de que cada día podemos aprender algo: ‘no te acostarás sin aprender una cosa más’. Pongámoslo en práctica.

puzzle azul

No juzgar

Si juzgas serás juzgado. Y a nadie le gusta que los demás hablen por uno sobre lo que debe o no debe hacer en su vida. Entonces, ¿por qué vamos nosotros a juzgar a los demás? No critiquemos, no juzguemos y no hablemos mal de nadie, porque realmente no nos aportará nada bueno. Si vivimos nuestra vida sin ‘molestar’ a los demás es muy probable que los demás no nos molesten a nosotros. Y si lo hacen, simplemente no nos importará, porque tendremos miles de cosas mejores que hacer que atender a las críticas de los demás.

Desapego

Debemos lograr ser independientes. Y no solamente de cosas materiales, sino también del resto de personas. Es cierto que el ser humano ha nacido para vivir en sociedad y que nuestro rol incluye familia, amigos e incluso parejas. Pero debemos echar a un lado el miedo a estar solo. Podemos ser completamente independientes de los demás. Nos los necesitaremos para desarrollar nuestra vida. Fuera dependencias y ligazones que no nos convienen. ¿Por qué tenemos que aceptar a nuestro alrededor a personas tóxicas sólo porque la sociedad así lo indica? ¿Acaso no será mejor rodearnos de aquellas personas que realmente estimamos y que pueden aportarnos serenidad y alegría a nuestras vidas?

Y por supuesto no debemos apegarnos a las cosas materiales. Nada de lo material nos acompañará al final de nuestros días. El dinero o las posesiones no impiden que nos encontremos solos o que tengamos problemas o enfermedades. Sólo basta con echar un vistazo a las encuestas que se hacen a lo largo y ancho del mundo. Cuando alguien pregunta qué haríamos si tuviéramos dinero suficiente, el 90% de las personas habla de viajar, conocer mundo, otras culturas, otra gente. Quizá sin tantas posesiones no podamos llevar a cabo todos nuestros deseos, pero sí podemos hacerlo a pequeña escala. Cada día podemos descubrir cosas nuevas en nuestras ciudades, en nuestros pueblos. ¿Por qué no probamos a descubrir el mundo desde otro punto de vista?

Con esta serie de principios/consejos podemos estar preparados para afrontar aquello que el futuro nos depare. Simplemente debemos ponerlo en práctica.