La edad de oro para las lentes progresivas

A nadie le gusta confesar su edad, especialmente los adultos mayores de 40 años que comienzan a tener problemas para leer la letra pequeña. Afortunadamente, las lentes progresivas de hoy en día hacen que sea imposible para otros decir que has alcanzado esa “era bifocal”.

Las lentes progresivas te dan una apariencia más juvenil al eliminar las líneas visibles que se encuentran en las lentes bifocales (y trifocales).

Pero más allá de ser solo una lente multifocal sin líneas visibles, las lentes progresivas también ofrecen otras ventajas: principalmente, la capacidad de ver a todas las distancias, incluso a la distancia de un brazo extendido para el uso del ordenador y de cerca para la lectura.

Visión cómoda a más distancias que las bifocales

Las lentes bifocales solo tienen dos funciones: una para ver de lejos y otra para ver de cerca. Los objetos a distancia intermedia, como la pantalla de un ordenador o los artículos en las estanterías de un supermercado, a menudo aparecen borrosos.

Lentes progresivas Varilux

Elige una montura lo suficientemente grande para incluir todos los ángulos de visión. Algunos diseños progresivos son ahora compactos para adaptarse a monturas pequeñas con más estilo.

Para intentar ver claramente los objetos en este rango “intermedio”, los usuarios de gafas bifocales deben mover la cabeza hacia arriba y hacia abajo, mirando alternativamente la parte superior y luego la parte inferior de sus lentes y así determinar qué parte de la lente les funciona mejor.

Las lentes bifocales conllevan mayor riesgo de padecer el síndrome visual informático (CVS por sus siglas en inglés Computer Visual Syndrom) al usar el ordenador durante períodos prolongados. Los usuarios de lentes bifocales tienen que sentarse más cerca de la pantalla e inclinar sus cabezas hacia atrás para ver a través de la parte inferior de sus lentes. Esta postura antinatural puede provocar tensión muscular, dolor de cuello y otros síntomas de CVS.

Las lentes progresivas imitan, de la manera más parecida posible, la visión natural que tenías antes de que empezara la presbicia. En lugar de proporcionar solo dos funciones como las lentes bifocales (o tres, como las trifocales), las lentes progresivas son lentes “multifocales” que brindan una progresión suave y perfecta para una visión clara de toda la habitación, tanto de cerca como a cualquier distancia entre medias.

Con las lentes progresivas, no hay necesidad de mover la cabeza hacia arriba y hacia abajo o adoptar posturas incómodas para ver la pantalla de tu ordenador u otros objetos que se encuentren a la distancia de tu brazo extendido.

Simplemente, en una posición cómoda de tu cabeza, puedes mirar hacia adelante para ver en la distancia, mover los ojos ligeramente hacia abajo para ver tu ordenador a través de la zona intermedia y bajar tu mirada un poco más para leer cómodamente de cerca.

 

Visión natural sin salto de imagen

Las líneas visibles en bifocales y trifocales son puntos donde hay un cambio abrupto entre las dos o tres partes de la lente. Cuando la línea de visión de un usuario bifocal o trifocal se mueve a través de estas líneas, las imágenes se mueven repentinamente o “saltan”.

Presbicia y vista cansada

Las lentes progresivas no tienen líneas y tienen una transición suave para una visión clara en todas las distancias.

La incomodidad causada por este “salto de imagen” puede variar desde ser un poco molesto hasta llegar a producirte náuseas.

Además, debido al número limitado de funciones de lentes en bifocales y trifocales, la profundidad de enfoque con estas lentes es limitada. Para tener claridad en la visión, los objetos deben estar dentro de un rango específico de distancias. Aquellos que se encuentren fuera de estas distancias concretas se verán difuminados.

Las lentes progresivas, sin embargo, tienen una progresión suave y perfecta para una visión clara en todas las distancias. Proporcionan una profundidad de enfoque más natural, lo que significa que no hay “salto de imagen”.

Es importante tener en cuenta que la primera vez que uses lentes progresivas, es posible que notes un poco borrosa tu visión periférica desde la mitad inferior de tus lentes, hasta la derecha e izquierda de las zonas intermedias y cercanas. Si esto ocurriera, has de saber que esta sensación generalmente desaparece después de una semana o dos de uso a tiempo completo. Si persistiera, informa a tu óptico optometrista. A menudo, cambiar a un diseño diferente de lentes progresivas resolverá el problema.

Lentes progresivas para todas las monturas y estilos de vida

Debido a sus ventajas sobre las lentes bifocales y trifocales, las lentes progresivas se han convertido en las lentes multifocales más populares para cualquier persona con presbicia.

Y la demanda de lentes progresivas continúa creciendo. Esta demanda ha llevado a una serie de avances recientes en la tecnología de lentes progresivas. Entre ellos:

Zonas más anchas de visión clara. En los primeros diseños, el campo de visión lateral para lectura y uso del ordenador en las lentes progresivas era algo limitado. Esto requería que los usuarios hicieran frecuentemente pequeños movimientos de cabeza y apuntaran con su nariz directamente a un objeto para verlo claramente.

En las lentes progresivas de hoy, el tamaño de estas zonas ha aumentado. Y para los usuarios de ordenadores, los diseños especiales amplían enormemente la zona intermedia para brindar mayor comodidad en el ordenador.

Más comodidad para el uso activo. Con los primeros diseños de lentes progresivas, los usuarios primerizos notaron con frecuencia un desenfoque suave y otras aberraciones laterales que podrían dar la sensación de movimiento o “nadar” con giros rápidos de cabeza.

Las lentes progresivas de hoy se fabrican con tecnologías más avanzadas que provocan menos aberraciones laterales, lo que las hace muy cómodas para el uso activo. Algunos de los diseños más novedosos de lentes de alta definición que se encuentran en las progresivas modernas se crean con la misma tecnología guiada por frente de onda que se usa en la cirugía LASIK para un rendimiento óptico de gran nitidez en un amplio campo de visión.

Compatibilidad con monturas más pequeñas. En los primeros diseños de lentes progresivas, las transiciones dentro de las lentes requerían que fueran relativamente grandes. Esto limitaba la selección de monturas a estilos más grandes.

Hoy en día, muchas lentes progresivas tienen diseños compactos especialmente diseñados para monturas de gafas más pequeñas. Con estos nuevos diseños, los usuarios con rostros pequeños o cualquier persona que quiera una montura más pequeña y moderna pueden disfrutar de todos los beneficios de las lentes progresivas.

Mejores materiales para lentes. Las lentes progresivas de hoy están disponibles en los últimos materiales de lentes, haciéndolas más delgadas, livianas y más cómodas que nunca. Las progresivas hoy pueden llegar a ser hasta un 50 por ciento más delgadas que las bifocales estándar.

Para gafas de seguridad, muchos diseños de lentes progresivas están disponibles también en policarbonato liviano resistente a los impactos.

Otras opciones para tener en cuenta en las lentes progresivas

Para obtener la mejor visión, comodidad y apariencia, puedes adquirir un revestimiento anti-reflejante (AR) para tus lentes progresivas.

El recubrimiento AR elimina las distracciones de los reflejos de las lentes que pueden causar deslumbramiento cuando se conduce de noche. También hace que tus lentes sean casi invisibles, para un mejor contacto visual con otras personas y una apariencia más natural.

Para el uso al aire libre, muchas de las lentes progresivas de hoy en día están disponibles en tintes fotocromáticos para una mayor comodidad al entrar y salir de interiores a exteriores durante el día. Algunas lentes progresivas también están disponibles lentes de sol polarizadas.

Déjate asesorar por expertos para elegir las mejores lentes

Con tantos diseños y opciones de lentes progresivas disponibles en la actualidad, las opciones pueden ser abrumadoras sin el asesoramiento profesional.

Para hacer una inversión inteligente y obtener las lentes progresivas que mejor funcionan para ti, consulta a tu óptico optometrista. Estos expertos podrán recomendar una solución de lentes progresivas personalizada para tu estilo de vida y según tus necesidades visuales. También te pueden dar consejos útiles sobre cómo adaptarte a tu primer par de lentes progresivas y cómo cuidarlas.