Entrenamiento cerebral: descubre cómo entrenar tu cerebro

Tu cerebro es un músculo y como cualquier músculo necesita entrenamiento para obtener un mayor rendimiento. Pero, ¿cómo tonificar nuestra mente para obtener mejores resultados? Ejercitar tu cerebro, como cualquier otro entrenamiento, requiere constancia, dedicación y una dieta saludable. Al igual que otros tipos de ejercicio, entrenar tu cerebro sólo es realmente eficaz si lo haces de forma constante y con repeticiones.

¿Qué sabes del cerebro?

Con un peso de alrededor de 1,4 kg, y el consumo del 20% del oxígeno y sangre disponibles en nuestro cuerpo, se estima que el cerebro humano contiene casi 100.000 millones de neuronas que establecen billones de conexiones entre ellas. Si las colocáramos en orden, formarían una línea que mediría más de 1.000 kilómetros. Alrededor del cerebro existe todo una mitología entre la que destaca la atribución a Albert Eintein de la afirmación: “sólo usamos el 10% de nuestro cerebro. ¿Y el otro 90%?”. Una falacia científica que se ha dado por cierta, aunque en realidad, usamos todo el cerebro, pero no todo su potencial.

La ciencia, al margen de falsos mitos, sí ha establecido que nuestro cerebro se desarrolla únicamente hasta poco después de los 40 años de edad. ¡Ponte a entrenar ya! Estos seis pasos te ayudarán a tener un cerebro en plena forma:

Paso 1. Lee, ejercita tu cerebro con problemas de aritmética básicos, sudokus, crucigramas y entrena tu memoria.

Paso 2. Sé curioso. Busca respuestas a nuevas preguntas. Esfuérzate por aprender algo nuevo cada día.

Paso 3. Tómate en serio tu alimentación. Un dieta saludable es la base de vida equilibrada y saludable y también de un cerebro en plena forma.

Paso 4. No subestimes el poder de la serotonina. Ríe, disfruta y realiza ejercicio físico diario. Tu mente despejada te lo agradecerá. Además, el ejercicio físico estimula la creación de neuronas.

Paso 5. Fuera estrés. El estrés empequeñece, literalmente, el cerebro, concretamente es la región del hipocampo la que se contrae, sobre todo, en víctimas de traumas y violencia. La reducción de tamaño del cerebro hace que sea difícil para las personas concentrarse.

Paso 6. Alterna períodos de entrenamiento y actividad con descanso. Dormir poco afecta el juicio y capacidad de reacción de nuestro cerebro.

Mujer pensando

De Jobs a Einstein: el cerebro de un genio

Albert Einstein no era un genio porque sí. Cuando Einstein murió, su cerebro fue estudiado en profundidad y seccionado en 240 partes. Del resultado de estas mediciones se ha establecido que al comparar el tamaño del cerebro de Einstein con el de un grupo de 15 personas mayores y 52 personas de 26 años (la edad que tenía Einstein cuando escribió sus mejores artículos), se concluye que las conexiones cerebrales de Einstein son mucho más densas en varias zonas, sobre todo, la destinada a las deducciones matemáticas. Otros estudios han constatado que el tamaño del cortex prefrontal de Einstein era de mayor tamaño que lo habitual. ¿La simple anatomía explica la complejidad cerebral que se esconde tras un genio capaz de formular la teoría de la relatividad? ¿O podemos pensar que la constante ejercitación del cerebro a través de la superación constante, el estudio de nuevas formulaciones y la curiosidad por comprender los límites del universo llevó al pequeño Einstein a convertirse en el padre de la física moderna?

Avancemos en el tiempo y pensemos en el gurú de Apple. En una de sus entrevistas, Steve Jobs narraba los efectos de la meditación a su biógrafo Walter Isaacson de la siguiente forma:

“Si te sientas y sencillamente te observas a ti mismo verás lo inquieta que está tu mente. Cuando intentes tranquilizarla, la situación sólo se pondrá peor. Si al cabo de algún tiempo lo logras, se abrirán ante ti las cosas más sutiles. Tu intuición se hará más aguda, tu visión será más clara y serás consciente de ti mismo en el tiempo, en ese momento específico, aquí y ahora. Tus pensamientos se harán más lentos, tu conciencia se ampliará y verás muchísimo más allá de lo que veías antes.”

¿La meditación, entendida como la ejercitación constante de la mente, puede ser el camino hacia la genialidad? ¿El budismo, la aspiración del nirvana y el zen, es otra forma de entrenar nuestro cerebro para explotar todo su potencial?