Te presentamos las mejores recetas de ensaladas de verano. ¡Descúbrelas!

Cuando el calor aprieta necesitamos refrescarnos por fuera y también por dentro. Y para eso nada mejor que comer una buena ensalada, que además de fresca es sabrosa, saludable y rápida de hacer. Por algo las ensaladas son el plato estrella del verano. Pero hay más: permiten incluir prácticamente cualquier ingrediente, desde frutos secos hasta pescado ahumado, pasando por legumbres, fruta o, por supuesto, hortalizas como lechugas y tomates. Esta es la razón principal de nuestra pasión por las ensaladas: su versatilidad. A continuación te proponemos cinco recetas diferentes que harán de la ensalada tu compañero inseparable este verano. ¡Imposible aburrirse!

Pero antes de empezar, ten en cuenta estos consejos que te ayudarán a crear la ensalada perfecta: si utilizas lechuga, sécala bien para que el aderezo se adhiera a las hojas y éstas cojan sabor; asimismo, córtala con las manos y en pedazos que puedan comerse sólo con el tenedor; ten siempre a mano jugo de limón para darle un toque diferente al aliño (recuerda que el limón es uno de los alimentos que no deben faltar en tu nevera; y busca contrastes de sabores y texturas en lugar de añadir ingredientes sin ton ni son.

¿Preparado? Pues busca el bol y los ingredientes y ponte manos a la obra. Ninguna de estas ensaladas te llevará más de media hora (la mayoría, bastante menos).

cebolla roja

Ensalada con alcaparras: pantesca

La alcaparra, esa verdura con forma de guisante y sabor ligeramente picante que además cuida el sistema cardiovascular y las articulaciones, es el producto local por excelencia de Pantelaria, una pequeña isla cercana a Sicilia (Italia) de donde es originaria la conocida como ensalada pantesca. Se trata de un plato muy saludable que combina las alcaparras con albahaca, patatas y cebolla roja, aceitunas verdes y tomates.

Sólo tienes que cocinar las patatas, eso sí, con su piel. Las dejas en agua hirviendo 20 minutos y luego las cortas en rodajas. La cebolla se echa cruda, por lo que si quieres restarle sabor o que sea más digestiva, te recomendamos que primero la pongas en remojo con agua y aceite durante unos minutos. Los tomates pueden ser maduros o de tipo cherry, y la albahaca, en hojas frescas. Una vez tengas la mezcla, añádele al gusto aceite de oliva, vinagre de vino tinto, sal y orégano. ¡Riquísima!

Ensalada con hortalizas: pipirrana

También llamada pimpirrana o piriñaca, esta ensalada es típica del sur de la Península, donde bien saben de calor. Se come en Granada, Jaén, Almería, Murcia y Ciudad Real, aunque con pequeñas variaciones en cada provincia. Los ingredientes que casi nunca fallan son cebolla, tomate, pimiento verde y pepino.

Preparar una pipirrana es muy fácil, únicamente tienes que cortar las hortalizas y demás ingredientes en dados medianos, mezclarlos y añadir el siguiente aliño: ajo majado con pan húmedo, comino y sal gorda y diluido en agua y aceite de oliva. El efecto es más o menos el de un gazpacho sin triturar.

A esta ensalada le va muy bien, además, el huevo cocido, el atún o la caballa en aceite, y las aceitunas. Y si quieres evitar el ajo, puedes sustituir el aliño mencionado por uno más simple de aceite de oliva y vinagre de Jerez. Funciona como plato único y también como guarnición. En la ciudad de Cádiz, de hecho, suele servirse para acompañar pescados asados.

cebollas y tomates

Ensalada con garbanzos y pescado

Los beneficios que las legumbres tienen para la salud son numerosos: contienen hierro, ácido fólico, hidratos de carbono… El problema es que suelen comerse en un contundente cocido, y eso en verano no apetece. La buena noticia es que las legumbres, sobre todo los garbanzos, también hacen ensaladas muy sabrosas.

Si utilizas un tarro de garbanzos ya cocidos, el tiempo para preparar la receta que te proponemos será mínimo. Sólo tienes que pasar los garbanzos por debajo del grifo para quitarles el líquido de conservación y a continuación ponerlos en un bol con tomate cortado en dados, pimiento rojo asado en tiras, huevo cocido y una de estas dos opciones: bacalao desalado o bonito. Por último, espolvorea la mezcla con sal y pimienta negra (o pimentón dulce) y añade un chorrito de aceite de oliva y otro de vinagre. Te chuparás los dedos.

Ensalada con fruta: melón y queso feta

El melón y la sandía son las frutas estrella de la temporada estival: tienen tanta agua que refrescan enseguida y sacian muy rápido; apenas aportan calorías; y los antioxidantes que contienen evitan el desarrollo de células cancerígenas. Por si eso fuera poco, su frescura y sabor hacen que combinen muy bien en ensaladas de todo tipo.

La receta que te sugerimos tiene como protagonista el melón (puedes mezclar distintos tipos e incluso añadir sandía). Este se corta en pedazos no muy grandes (unos cuatro o cinco por rodaja) y se combina con queso feta cortado en dados, hojas de menta fresca, almendras, un poco de perejil, aceite de oliva, vinagre de vino blanco y sal. Puedes sustituir las almendras por nueces y el queso feta por otro semicurado. La clave está en que los antioxidantes del melón, como los de la sandía, se absorben mejor cuando su consumo se combina con alimentos que aportan grasas, como los frutos secos o el queso.

melón anaranjado

En definitiva, una buena ensalada de verano es aquella que ofrece contrastes (melón y nueces, garbanzos y bonito, tomate y huevo, alcaparras y patata) con un sabor único delicioso y refrescante.