Día Mundial del Corazón: aprende cómo cuidar tu corazón

¿Sabes cómo cuidar tu corazón? ¿Qué hábitos son los más recomendables para mantener el músculo en perfecto funcionamiento y bombeando con fuerza? ¿Cuáles son las claves de un corazón sano? En la mayor parte de los casos, sólo es necesario introducir unos pequeños cambios en nuestra rutina diaria para adaptarnos al lema del Día Mundial del Corazón: “yo trabajo con corazón”. Estos cambios pasan por hábitos de vida saludables, buena alimentación y algo de ejercicio. Trabaja, vive, come y actívate con corazón… y con cabeza. Te enseñamos cómo.

La salud cardiovascular comienza con pequeños pasos, una progresión de rutinas saludables para mantener un corazón sano y fuerte.

Alimentación saludable

Toda dieta saludable  incluye pescados, carnes magras, frutos secos, aceite de oliva, lácteos descremados, frutas, verduras y legumbres que aporten los minerales y vitaminas que el cuerpo necesita. Evita excesos de sal, azúcar y grasas animales para controlar tu peso y la salud de tu corazón e incluye ácidos grasos, como Omega 3, 6 y 9 que puedes encontrar en el pescado azul.

Controla tu peso y tu colesterol

Los expertos aconsejan mantener un peso adecuado que favorezca un buena salud cardiovascular. Para ello, se aconseja que el índice de masa corporal no supere los 25 kg/m2. Vigila tu peso pero también tu colesterol. El exceso de colesterol se deposita en las paredes de los vasos sanguíneos y obstruye el flujo de la sangre.

Al ser un músculo, tu corazón necesita ejercitarse

Mantén activa tu mente y tu cuerpo. Realizar ejercicio aeróbico moderado de forma periódica favorece la circulación sanguínea, ayuda a regular los niveles de colesterol y de triglicéridos en la sangre y disminuye la presión arterial.

corazón de frutas y verduras

Fuera estrés

La rigidez del ritmo de vida actual con las rutinas laborales, la presión social y familiar, favorece cuadros de estrés y ansiedad que debes evitar. Dedica tiempo para ti, a disfrutar de tus actividades favoritas, a practicar hábitos de relajación y mindfulness.

Vigila tu presión arterial

Para mantener tu corazón sano no olvides controlar tu presión arterial. Los niveles de una persona sana están bajo los 140/90 mm Hg. Revisa de forma periódica tu presión arterial y consulta a un médico.

Elimina tabaco y alcohol

Evita el alcohol en tu dieta y elimina el tabaco porque reduce la cantidad de oxígeno en la sangre y aumenta la presión arterial y el colesterol malo, dos factores que debes mantener controlados por la salud de tu corazón.

 

Existen factores que influyen significativamente en las probabilidades de que una persona padezca una enfermedad cardiovascular. Son los denominados “factores de riesgo”; de ellos, algunos pueden ser controlados y otros no. La alimentación, el colesterol y la presión arterial y mantener un ritmo de vida activo y saludable forman parte de los factores externos que puedes controlar y que te pueden ayudar a mantener un corazón fuerte y sano.