Consejos útiles para superar la cuesta de enero

Ya sólo queda una cita para que termine, una vez más, la Navidad. Tras el paso por todas las casas de España de los Reyes Magos, la rutina vuelve a instalarse en nuestras casas y comienza la temida cuesta de enero. Hemos gastado demasiado en Navidad, y hemos comido demasiado, hemos desatendido nuestras rutinas de ejercicio y comida saludable y hemos bebido más alcohol del necesario para una dieta sana. Y ahora todos tenemos en nuestra cabeza la temida frase: »llega el momento de las lamentaciones». Enero se hace cuesta arriba y, junto con el inicio de febrero, el frío y la vuelta al trabajo hace que estemos más deprimidos que en cualquier otro momento del año. No en vano, el tercer lunes de enero está calificado a nivel internacional como el ‘Blue Monday’: el día más triste del año.

Este término fue acuñado por el investigador de la Universidad de Cardiff, Cliff Arnal, en 2005. A través de una fórmula matemática en la que se incluían variables como las deudas, el clima, el tiempo transcurrido desde las fechas navideñas, el salario, el plazo para haber incumplido todos los propósitos de Año Nuevo, la falta de motivación y una cada vez más ansiosa necesidad de reaccionar llegó a la conclusión de que el tercer lunes del inicio del año era el más triste y deprimente del mundo.

Parece que son todo malas noticias para el comienzo del año, pero sólo lo parece. En nuestras mano está que el inicio de 2017 tenga tantos buenos momentos como nosotros estemos predispuestos a disfrutarlo. Por eso os dejamos unas claves para superar la cuesta de enero.

mujer feliz

  1. Objetivos a corto y medio plazo. No hay que pensar a largo plazo. Los propósitos a tener en cuenta deben ser pequeños y a corto plazo, porque así podréis verificar si realmente los estáis cumpliendo o si tenéis que rectificar vuestra conducta. Llegar al fin de semana gastando lo menos posible o disfrutar del fin de semana en familia son propósitos fáciles de cumplir que pueden daros un extra de ánimo que tanta falta hace en estas fechas.
  2. Lista de gastos fijos. Debéis llevar un presupuesto en el que estén incluidos los gastos básicos (facturas, comida, préstamo del coche, gasolina, etc.) y planificar vuestro sueldo en función de estos. Seguro que si hacéis listas de la compra o comentáis en familia la futura compra de algo, podréis reducir gastos innecesarios.
  3. Tiempo de ocio. Es fundamental distraer la mente. Volver a la rutina del trabajo y de las clases de los más pequeños puede ser un bajón para la moral. ¿Por que no os apuntáis a una actividad que os guste? Liberaréis la mente, os olvidaréis del estrés y tendréis una ‘ilusión’ a lo largo de la semana.
  4. No hay que sentirse culpables. Habéis gastado demasiado en Navidad, habéis engordado esos dos kilos que jurasteis no engordar. ¿Y qué? Vosotros sois vuestros propios jueces y podéis tener la indulgencia que queráis sobre vosotros mismos. Tratad de enmendar vuestros errores y aprender de ellos y daos una nueva oportunidad. Fuera culpabilidad.
  5. Reunión con amigos. Reunirse con amigos y familia, aun después de haber pasado tiempo con ellos en las fechas navideñas, es bueno para el espíritu. Una caña después del trabajo, un sábado de comida en familia. Reuníos y hablad.
  6. Fuera las críticas destructivas. ¿En qué ayudan? Disgustarse por algo y creer que no se puede solucionar no sirve de nada. «Si un problema tiene solución, no hace falta preocuparse. Si no tiene solución, preocuparse no sirve de nada.» Aplicaos el cuento.
  7. Ayuda profesional. ¿Por qué no? Mucha veces la soledad, los pensamientos funestos o la falta de comunicación con los vuestros hará que arrastréis un problema de insatisfacción personal durante los primeros meses del año. Asistid a algún psicólogo o a algunas clases para mejorar el estado de ánimo y aprender a gestionar las emociones. ¡Os ayudará!
  8. Aprender de cara al futuro. De los errores se aprende. Ahora tendréis la experiencia necesaria para enfrentaros a ello en el caso de que se repitan. No hay mal que por bien no venga.
  9. Mindfulness. Vida lenta, alimentación conscientepensamientos positivos… las técnicas del mindfulness harán que la cuesta de enero sea un paseo por una bosque soleado. En Positive te proponemos una serie de consejos para vivir en torno a estas técnicas.
  10. Hacer ejercicio. Es fundamental hacer ejercicio, no sólo porque es bueno para la salud y porque distrae el pensamiento, sino que el ejercicio regular hace que los cuerpos liberen endorfinas, que como todos sabéis son las ‘hormonas de la felicidad’.

hacer ejercicio

Estamos seguros que si seguís al menos alguno de estos consejos, la cuesta de enero se convertirá en un agradable paseo hacia la primavera.