Conducir de forma segura después de los 60

Si tienes más de 60 años, conducir puede conllevar más riesgos de los que crees.

Las investigaciones demuestran que el envejecimiento afecta a nuestra capacidad para ver objetos en movimiento mientras nosotros mismos estamos en movimiento -por ejemplo, cuando conducimos- mucho antes que nuestra capacidad para ver objetos estáticos. Las enfermedades oculares relacionadas con la edad también pueden comprometer la visión, incluso antes de que nos demos cuenta de los síntomas.

Nuestras habilidades de conducción pueden verse afectadas después de los 60 años porque también perdemos algo de nuestra visión periférica y nuestro tiempo de reacción disminuye.

Según la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras, en 2016 murieron 6.764 personas mayores de 65 años en accidentes automovilísticos, lo que representa el 18 por ciento de todos los accidentes de tránsito. Y es probable que la pérdida de visión haya jugado un papel clave en muchos de estos fatales accidentes.

Consejos de conducción para los conductores mayores

Estos consejos pueden ayudar a mejorar la seguridad en las carreteras, especialmente durante la noche:

No uses tu teléfono móvil mientras conduces. Este consejo es aplicable a cualquier edad, pero los conductores mayores, en particular, reaccionan más lentamente ante una emergencia de conducción, incluso sin la distracción de un teléfono móvil.

De acuerdo con el National Safety Council (NSC), los conductores tienen cuatro veces más probabilidades de involucrarse en un accidente si usan el móvil mientras conducen, y el uso de la función de manos libres no reduce este riesgo. Además, un estudio realizado por la Escuela de Salud Pública de Harvard encontró que el uso de móviles reduce más el tiempo de reacción y el rendimiento en conductores mayores que en conductores más jóvenes.

conducir de forma segura mayores

Si tienes más de 60 años, es probable que tu vista no sea tan buena como lo era antes. Puedes mejorar la seguridad en la conducción con unas simples precauciones, como asegurarse de girar la cabeza para mirar en ambos sentidos en las intersecciones.

Ten mucho cuidado en las intersecciones. Según una investigación citada por el Instituto de Seguros para la Seguridad en las Carreteras (IIHS), el 40 por ciento de las colisiones fatales de personas de 70 años o más ocurren en las intersecciones e involucran a otros vehículos, en comparación con el 23 por ciento de los accidentes de conductores de entre 35 y 54 años. La razón común de estos choques fue la falta de ceder el paso, especialmente cuando se gira a la izquierda.

Evita conducir en calles desconocidas por la noche. El Consejo Nacional de Seguridad dice que las tasas de mortalidad por tráfico son tres veces más altas por la noche que durante el día. A medida que la generación del “Baby Boom” continúe conduciendo por la noche -en mayor número que sus padres- se espera que el riesgo de choques fatales aumente sustancialmente.

Incluso si usas gafas con las que ves bien, es posible que te encuentres falto de reflejos, con señales de difícil lectura y otros desafíos únicos propios de conducir durante el atardecer o por la noche. Por estas razones, debes evitar rutas con poca iluminación, giros irregulares y con mala señalización.

Evalúa tu capacidad de conducción según las reacciones de los demás. Las bocinas, los temores de tus seres queridos, las advertencias de la policía y los faros cegadores sugieren replantearse dónde y por cuánto tiempo se debe conducir.

Si tienes dificultades, limítate a hacer viajes más cortos, preferiblemente durante el día y cuando las condiciones climatológicas sean favorables. Mantén tu coche en buen estado, planifica tiempo adicional para viajar, mantén la distancia recomendada detrás del vehículo que está frente a ti y sigue los consejos de los expertos para conducir con seguridad.

Reduce tu velocidad al conducir de noche. A medida que envejecemos, nuestras pupilas se hacen más pequeñas y no se dilatan tan rápido en la oscuridad. Debido a este y otros cambios normales relacionados con la edad, solo alrededor de un tercio de la luz ambiental llega a la retina del ojo de una persona que tiene 60 años, en comparación con el ojo de una persona de 20 años. Esta pérdida de transmisión de luz puede afectar el tiempo de reacción de los conductores mayores durante la noche.

¿Tu vista está afectando a tu conducción?

Muchos mayores ignoran la necesidad de realizarse exámenes de visión. Hoy en día, casi la mitad de los adultos de la tercera edad nunca se han sometido a un examen de la vista con dilatación.

Seguir estos pasos puede ayudarte a mantener los ojos sanos y una visión clara, junto con un buen historial de conducción:

  1. Examina tus ojos anualmente. Se recomiendan exámenes anuales de la vista para cualquier persona mayor de 60 años. Su optometrista u oftalmólogo puede asegurarse de que tus ojos no muestren ningún cambio grave relacionado con la edad, como la degeneración macular. En algunos casos, tu óptico puede querer hacerte exámenes más frecuentemente.
  2. Deshazte de esos reflejos. Los reflejos en las lentes pueden causar deslumbramiento e interferir con tu visión, especialmente cuando conduces de noche. Compra lentes con tratamiento anti-reflejante para obtener una visión más clara y cómoda posible.
  3. Considera llevar gafas especiales. Las nuevas lentes para gafas de alta definición pueden reducir los halos, el deslumbramiento y otros problemas causados ​​por las aberraciones de las lentes y brindarte una visión más nítida de la que tienes ahora con tus gafas actuales. Pregúntale a tu profesional de la vista para más detalles.

Si tienes diabetes, examínate los ojos al menos una vez al año y sigue de cerca las recomendaciones de tu médico con respecto a tu dieta, medicamentos y estilo de vida para reducir el riesgo de retinopatía diabética, que puede causar una pérdida severa de la visión sin previo aviso.