Descubre el coche más rápido del mundo: el Bugatti Chiron

Rápido, exclusivo y caro. Con estos tres adjetivos se podría definir en esencia el nuevo Bugatti Chiron, el coche más rápido del mundo, una máquina (en toda la amplitud de la palabra) pensada para el impacto. La previsión es que cada año salgan de la planta que la marca posee en Molseim 70 unidades. ¿Una cadena de montaje que sólo produce 70 coches al año? La idea que se esconde detrás entronca con dos de las palabras que definen al Bugatti Chiron: exclusividad y caro.

Hablemos de números. Matemática y racionalidad pura. 1.480 caballos de potencia le sirven a Bugatti Chiron para alcanzar los 467 km/h con una capacidad de aceleración de 0 a 100 en 2,3 segundos y convertirse en el coche más rápido del mundo. Sí, has leído bien, 467 km/h. Para contextualizar esta magnitud, recordemos que en el Gran Premio de Fórmula 1 de Bakú, el finlandés Valtteri Bottas logró el récord de velocidad al alcanzar los 378 km/h con su Williams en la recta más larga del Mundial (2,2 kilómetros).

Para que te hagas una idea de la monstruosidad de la máquina y la capacidad de bombeo del grupo motor de 16 cilindros y 689 kilos del nuevo Bugatti, sólo los tubos de refrigeración de su gigantesco motor de 1.500 CV tienen el mismo diámetro que el de las mangueras de los coches de bomberos y una capacidad de bombeo similar. Chiron es 0,2 segundos más rápido y un 25% más potente que su antecesor, Veyron, que superó por primera vez en la historia la barrera de los 400 km/h y que llegó hasta los 431 con el modelo Super Sport, llevándose un récord Guinness en 2010. Y está muy por encima del Ferrari LaFerrari o el Apollo Arrow que superan los 1.000 caballos y los 360 km/h.

¿Más cifras? El Bugatti Chiron es tan exclusivo que tarda nueve meses en ver la luz. Fabricado a mano por veinte personas encargadas de ensamblar y personalizar las 1.800 partes que forman el deportivo sin ayuda de robots ni cintas de transporte, el trabajo artesanal se prolonga durante meses hasta obtener el resultado deseado. En Molseim, la cuna de Bugatti, no hay cadena de montaje sino un “Atelier” que recuerda a las salas de los orfebres en la que los operarios cualificados van realizando trabajos sobre los diferentes coches que se están fabricando en ese momento. Recordemos, no más de 70 al año.

Bugatti Chiron

Exclusividad y personalización

El Chiron es rápido y… exclusivo. Se fabricarán sólo 500 unidades y cada una es diferente al resto, porque el nivel de personalización puede llegar hasta donde el futuro propietario desee, como un traje a medida. Desde la configuración previa del vehículo, el propietario trabaja con un diseñador para decidir estilo y colores entre la gama que ofrece Bugatti. Por ejemplo, para la carrocería se pueden elegir entre 23 colores diferentes más 8 variantes de tonos para la fibra de carbono. Y en el interior el abanico es aún mucho mayor: 31 colores de cuero y 8 tintes del tejido Alcántara, 30 colores diferentes para las costuras, 18 para la moqueta y 11 para la tonalidad de los cinturones de seguridad. El programa de personalización ‘La Maison Pur Sang’ de Bugatti está a la altura del cliente más exigente.

Un detalle que muestra el nivel de artesanía en la producción del coche más rápido del mundo, una vez elegido colores, materiales y diseños, es que se aplican hasta seis capas de pintura en las piezas de fibra de carbono y ocho en la carrocería. El precio del Bugatti Chiron está a la altura de la exclusividad: 2,4 millones de euros.

Rapidez y exclusividad son las señas de identidad del Bugatti Chiron, un deportivo de lujo que, tras ser presentado el pasado año en el Salón de Ginebra el automóvil, en breve saldrá al mercado.