Clubs privados y exclusivos: “disculpe, esto es un club privado”

Viajamos alrededor del mundo buscando los clubs más exclusivos. ¡Y los hemos encontrado! Son los clubes privados más selectos e increíbles donde la expresión “disculpe, señor, esto es un club privado” suena con música celestial de fondo mientras se cierran las puertas del paraíso. Londres sigue siendo la cuna de este tipo de reuniones y puntos de encuentro con ese punto de solera que han ido exportando a otras regiones del mundo.

¿Qué lugares no debes perderte? Raffles, Tramp o Aura en Londres, los Pink Elephant de Nueva York o São Paulo, el Sky Bar del Shore Club de Miami o el mítico Jimmy’z de Monte Carlo. Puede que prefieras el Sirocco, de Bangkok, en la azotea del State Tower Lebua, al aire libre y a 63 pisos del suelo, con una vista de 360º? ¿Quizás hayas oído hablar del Private Roof Club and Garden de Nueva York, decorado con obras de Andy Warhol o Damien Hirs? tLa lista puede ser interminable. El lujo, la exclusividad y lo premium se unen en un cóctel explosivo que se sirve agitado no mezclado alrededor del mundo. Aún así, estos son nuestros 6 clubs exclusivos más selectos donde la historia, en ocasiones la leyenda y el lujo se mezclan.

Carlton Club

Carlton Club, la tradición está en Londres

Carlton Club, fundado en Londres en 1832 por nobles tories y miembros del Parlamento. Tradicionalmente, sólo los hombres podían ser miembros de pleno derecho del club, después de ser propuestos y apoyados por un determinado número de socios.

Desde la década de 1970, se permitió a las mujeres ser miembros asociados, es decir, no podían usar todas las instalaciones y habitaciones, y tampoco podían votar. Margaret Thatcher fue nombrada miembro de honor en 1975 y, hasta 2008, fue la única mujer con membresía plena. Exclusividad, política y cuestiones de estado se mezclan en este club que en 1990 fue bombardeado por el IRA. Eso sí, para formar parte de él se ha de estar recomendado por un miembro.

El Carlton Club cuenta con enormes salones de celebración y alojamiento para sus socios. Ser miembro da derecho a utilizar los servicios de 133 clubs repartidos por 36 países, como el Travellers de París, el Amstel Club de Ámsterdam o, en España, el Círculo Ecuestre de Barcelona, la Sociedad Bilbaína y el Real Gran Peña Club o el Casino de Madrid.

Clubs exclusivos

El 21 de Nueva York, la leyenda tras la Ley Seca

Nació como un bar clandestino en los años de la Prohibición en EE.UU y hoy es toda una institución, con diez salas privadas y tres restaurantes con menús que oscilan entre los 24 y los 150 dólares (incluso para los no socios) y un code dress que exige chaqueta para almorzar y corbata para la cena. Desde que abriera en el Greenwich Village, su leyenda incluye, hasta tres cambios de ubicación para no ser localizado por la policía antes de dar con su lugar definitivo en el 21 de West 52nd. Street.

Celebridades del mundo del cine, el deporte y los negocios se han dado cita en sus salones: desde Humphrey Bogart y Richard Nixon hasta Joe DiMaggio, incondicional de su Chicken Hash, o Aristóteles Onassis, que sólo tomaba la 21 Burger. Tomarse un martini mientras cenas la hamburguesa de Onassis en el 21 no es tan inasequible como otras opciones de ocio de lujo.

Europa se une a los clubs exclusivos

Hay vida más allá de los clubs privados de Londres y EE.UU.

El viejo continente se sumó a la moda de la exclusividad. En Bruselas, reina el Cercle de Lorraine con una cuota de inscripción de 1.750 euros y 1.507 euros al año. Directores de industrias, miembros de la realeza y las personas más poderosas e influyentes en términos de la economía de Europa se reúnen aquí. En París, Silencio (1.620 euros), se presenta como un club cultural dedicado a eventos artísticos y conciertos con una estricta política de afiliación. Sólo aceptan personas creativas que han mostrado un fuerte compromiso con sus campos profesionales.

Club Matador

Sólo miembros también en Madrid y Barcelona

Matador en Madrid es sofisticación

Para entrar en las instalaciones de Matador, en el barrio de Salamanca, la puerta se abre con huella dactilar para dar entrada a varios salones, restaurante, bar, biblioteca, sala de cine, reservado…

Punto de encuentro de periodistas, artistas, empresarios y banqueros, ya van por el millar de socios los que se han sumado a este proyecto de cultura e ideas que nació en torno a la revista que da nombre al club. Aquí también hay dress code: no se permite ropa deportiva ni pantalones cortos y normas: está prohibido hablar por teléfono y hacer fotografías. Cada miembro sólo puede invitar máximo tres personas y no se admiten menores de edad.

Soho House

Soho House en Barcelona

En pleno barrio gótico de Barcelona, es la última apuesta de un grupo con  clubs exclusivos repartidos por todo el mundo. El primer Soho House nació en Londres, como no, y de ahí ha ido expandiéndose a Berlín, Miami, Nueva York, Londres o Chicago.

Las instalaciones de la sede barcelonesa, situada en un antiguo convento del siglo XIX, incluye como sus homónimos, restaurante, salas de cine con proyecciones de pre-estrenos, conferencias, spa, gimnasio y habitaciones de hotel.
Aquí también hay normas: no se puede hablar por teléfono en las zonas privadas ni hacer fotos y está prohibida la corbata en los hombres y el traje de chaqueta. Además del hotel de 57 habitaciones del Soho House de Barcelona, cuenta entre sus must have con una azotea con vistas al Port Vell. Para ser miembro, los interesados tienen que ser presentados por dos socios.

Aunque hay más clubs exclusivos en el mundo, con el cartel de sólo miembros, estos son 6 de los más selectos. Rodeados de misterio algunos, lujosos otros, punto de encuentro para gente VIP y sede de ideas y proyectos, son los clubes privados que debes conocer.