Las mejores cervezas Premium del mundo

Agua, cebada, lúpulo y levadura. Estos son los ingredientes básicos para elaborar la cerveza, algo que a priori parece fácil pero que sólo muy pocos consiguen hacer con un resultado óptimo. Por encima de ellas están las cervezas premium, esas bebidas reservadas para muy pocos por ser ediciones limitadas, hechas con cebada cultivada en el espacio o usar recetas de los mismísimos egipcios. Repasamos las cervezas más caras del mundo.

“El fin de la historia”, de BrewDog

Esta empresa escocesa elaboró una cerveza con una graduación de 55 grados. Esta no es su única peculiaridad ya que las botellas están recubiertas de animales disecados. Su colección más exclusiva es “El fin de la historia”, de la que sólo se comercializaron 11 botellas. Se presentaron en armadillos y ardillas disecados, un aspecto que quizás a alguno no convenza, pero por las que se llegaron a pagar más de 18.000 euros. La razón no sólo hay que buscarla en sus ingredientes (lleva ortigas escocesas y bayas de enebro y se destila varias veces) sino que fue una estrategia de marketing de la empresa para buscar inversores. Después se pudo comprar a un precio un poco más asequible, entre 600 y 840 euros.

Tutankhamun Ale

A los antiguos egipcios ya les apasionaba la cerveza y con Tutankhamun Ale podemos imaginarnos (más o menos) cómo era la que ellos bebían. Un arqueólogo de Cambridge descubrió en 1.990 una receta de más de 3.250 años de antigüedad en el Templo del Sol de la reina Nefertiti. El hallazgo tuvo lugar en lo que sería una cervecería de la época: 10 cámaras en las que se elaboraba la bebida ¡y en las que aún quedaba algún resto! Así que se pusieron manos a la obra (más bien a la cebada y lúpulo) para elaborar la receta original. Después una empresa escocesa la produjo y comercializó mil botellas, cuyo precio osciló entre los 43 y 59 euros. Sin embargo, la primera se vendió por 7.686 dólares (más de 6.400 euros). ¡Se ve que alguien tenía muchísimo interés en saborear la mismísima caña que en su día bebieron los faraones!

Antartic Nail Ale

Una de las cuestiones básicas para que una cerveza esté buena es servirla fría. La empresa australiana Nail Brewing Company se tomó a pecho esta máxima hasta el punto de elaborar sus bebidas con hielo de la Antártida. Sólo unos pocos elegidos podrán (o ya han podido) comprobar el resultado ya que se trata de una edición limitada de 30 botellas. Se sacaron a subasta varias veces con precios entre los 575 y 1.300 euros.

Samuel Adams’ Utopias

Una de las cervezas más caras de Estados Unidos es la Samuel Adams’ Utopias, de Boston Beer Company. La empresa lanzó en 2002 una edición especial con una receta de su fundador de 1.870. Se vendió a unos 200 euros. El éxito fue tal que desde entonces se saca una edición especial cada dos años. En ella no sólo es exclusivo el contenido (se envejece en whisky y coñac) sino también la botella de cerámica en la que se presenta. Se elabora con maltas ahumadas caramelizadas y cuatro variedades de lúpulo noble y se sirve sin gas. ¿Te imaginas disfrutarla a bordo de un crucero?

Carlsberg Jacobsen Vintage

Su precio medio es de 350 euros y sólo es posible beberla en algunos restaurantes de lujo de Copenhague. Saborear esta cerveza es un reto cada día más difícil ya que la producción se limitó a 600 botellas.

Cebada del espacio (Space Barley)

Su particularidad es que se elaboró con cebada cultivada en el espacio; en concreto en 2006 en la Estación Espacial Internacional dentro de un proyecto de investigación entre Rusia y Japón para comprobar la capacidad de adaptación de la cebada con gravedad cero. La sacó a la venta la empresa japonesa Sapporo y, teniendo en cuenta de donde había sacado la materia prima, sólo pudo realizar 1.500 botellines. Se sacaron a subasta a 110 dólares (unos 92 euros). Desconocemos si reservaron alguna para los astronautas para futuras expediciones especiales.

Crown Ambassador

Elaborada por la compañía australiana Carlton&United. Una cerveza para ocasiones especiales, con un sabor amargo que recuerda a la cerveza de Malta. El precio medio es de 105 euros. Se presenta en una botella de 750 mililitros que recuerda a las que habitualmente se usan para el champang y vinos exclusivos.

Los amantes de la buena cerveza la prefieren siempre antes que el vino o gin-tonic. Ahora ya saben cuáles son las más exclusivas y caras.